Mariano Barbacid

Mariano Barbacid nació en Madrid en 1949, se licenció en 1971 en la Facultad de Ciencias Químicas (especialidad de Bioquímica) de la Universidad Complutense. Se doctoró en la misma Facultad en 1974 tras realizar su tesis doctoral en el Instituto de Biología Celular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Ese mismo año, becado por los convenios de cooperación científica y cultural Hispano-Norteamericana, ingresó en el Instituto Nacional de Cáncer de EEUU ubicado en Bethesda estado de Maryland donde desarrollo su formación postdoctoral hasta 1977.

En 1978 formó su propio grupo de investigación en el laboratorio de Biología Celular en la citada institución. En la primavera del año 1982, el grupo del Dr. Barbacid consiguió aislar por primera vez un gen humano mutado capaz de causar cáncer (oncogen). Unos meses más tarde, el Dr. Barbacid y sus colaboradores demostraron que este oncogen humano era una versión (alelo) mutada del gen H-Ras, previamente identificado en ciertas estirpes de retrovirus de roedores. Ese mismo año el grupo del Dr. Barbacid tambien se estableció su mecanismo de activación oncogenica mediante una simple mutación somática. Estos descubrimientos, llevado a cabo independientemente en otros dos grupos de investigación del MIT en Boston y del Cold Spring Harbor Laboratory en el estado de Nueva York, abrieron un campo nuevo en la Oncología Molecular y sirvieron para establecer las bases moleculares del cáncer humano. El año de 1982 fue designado como «el año del encogen» por la revista NATURE que dedicó cuatro titulares a estos descubrimientos.

La relevancia científica de éste y sucesivos trabajos en el mismo campo fue reconocida por numerosos premios que recibió el Dr. Barbacid, entre los que cabe destacar el Distinguished Young Scientist Award (Academia de Ciencias de Maryland, 1983), el Premio Rey Juan Carlos I (España, 1984) y el Rhodes Memorial Award de la Asociación Americana de Investigación en Cáncer (1985).

En 1985, el Dr. Barbacid fue nombrado jefe de Sección en el Instituto Nacional de Cáncer (campus de Frederick, Maryland) donde siguió su investigación utilizando modelos tumorales animales llegando a demostrar a nivel molecular que los agentes carcinogénicos inducían tumores mediante la activación directa de los oncogenes. Esta línea de investigación estableció las bases para la identificación de los oncogenes como dianas directas de los agentes carcinogénicos. La importancia de estos trabajos fue reconocida con el Premio Joseph Steiner en Suiza en 1988.

En agosto de ese mismo año el Dr. Barbacid saltó a la industria farmacéutica como director ejecutivo del departamento de biología molecular del Instituto de investigaciones Farmacéuticas de Bristol-Myers Squibb en Princeton (New Jersey). Allí, Dr. Barbacid creó un departamento altamente competitivo para llevar a cabo investigación pionera en Oncología Molecular. El objetivo estratégico de este departamento era identificar dianas moleculares para programas de descubrimientos de futuros fármacos y establecer las bases biológicas para el desarrollo de ensayos biológicos que permitieran el descubrimiento de una nueva generación de fármacos antitumorales.

Durante este periodo, el Dr. Barbacid compaginó estas actividades con la dirección de su propio grupo de investigación con el que en 1991 demostró que una familia de oncogenes previamente descubierta en su laboratorio durante su estancia en el Instituto Nacional de Cáncer y denominada Trk, eran los receptores de las neurotrofinas, un grupo de factores de crecimiento esenciales para la supervivencia de las neuronas. Este descubrimiento hizo que durante los siguientes seis años alternara su trabajo en cáncer con estudios sobre las bases moleculares del sistema nervioso. Estos trabajos serían reconocidos unos años más tarde con el Premio Ipsen de Plasticidad Neuronal que le fué entregado en Viena en 1994.

A principios de 1995 fue nombrado Vicepresidente del Instituto a cargo del área de Oncología. A pesar de que Bristol-Myers era entonces la compañía más importante del mundo en oncología, ninguno de los fármacos comercializados hasta entonces había sido descubierto en sus laboratorios. El primer objetivo del Dr. Barbacid fue cambiar esta cultura e impulsar tanto la investigación básica en Oncología Molecular como la aplicada dirigida al descubrimiento de nuevos fármacos. A pesar de su breve estancia en este cargo (menos de tres años) consiguió llevar a desarrollo clínico inhibidores de Farnesyl Transferasa y de las Quinasas dependientes de ciclinas, Estos inhibidores llegaron hasta fase II, pero desgraciadamente su limitada actividad anti-tumoral desaconsejó la continuación de su desarrollo clínico.

En 1998, el Dr. Barbacid decidió volver a España y crear, bajos los auspicios del Instituto de Salud Carlos III, entonces dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) con la intención de dotar a España de un centro de investigación en cáncer de excelencia y relevancia mundial. Este Centro, que empezó a funcionar a principios de 2002, combina la investigación básica con la aplicada y cuenta con sofisticadas unidades de biotecnología. A pesar de su corta vida, el CNIO es ya el centro de investigación de máxima producción científica en revistas de alto índice de impacto en nuestro país y uno de los primeros de Europa. Su objetivo último es hacer llegar lo más rápida y ágilmente posible todos los avances de la ciencia al enfermo de cáncer.

El Dr. Barbacid es miembro de EMBO, Doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo y miembro Honorario de la Foundatión Guilé en Suiza, país donde recibió en 2005 el Premio Brupbacher de Cáncer como reconocimiento a su carrera científica y al descubrimiento de los oncogenes humanos. Más recientemente (2007), el Dr. Barbacid ha recibido la Medalla de Honor de la Agencia Internacional del Cancer (IARC, Lyon) de la Organización Mundial de la Salud. Es miembro del Consejo Editorial de más de 20 revistas internacionales y de varios Scientific Advisory Boards de otros Centros de Investigación, Fundaciones, compañías farmacéuticas, etc. El Dr. Barbacid es autor de 240 publicaciones científicas, de las que 171 corresponden a trabajos de investigación originales, 24 a revisiones invitadas y el resto a capítulos en libros. De las 195 publicaciones aparecidas en revistas con índice de impacto, 60 artículos (31% del total) han sido publicados en las revistas de mayor impacto de la especialidad (índice de impacto superior a 14). Finalmente, el Dr. Barbacid cuenta en la actualidad con un índice/factor h («Hirsch Factor») de 84.