María transmite su #HayEsperanza en forma de pañuelos de colores

María Labaronnie, nacida en Argentina y afincada en Barcelona hace ya 17 años, es uno de esos claros ejemplos de que #HayEsperanza y de que el cáncer, a pesar de ser una enfermedad terrible, también es capaz de sacar lo mejor de nosotros mismos. Hace unas semanas nos contó su caso y hoy hablamos con ella más en profundidad.

¿De dónde eres, María? ¿Cuánto tiempo llevas en España?

Nací en Argentina y a los 24 años vine a Barcelona. Decidí quedarme porque me enamoré de la ciudad. Llegué en 1997 y desde ese momento tuve claro que este era mi lugar. Este año se cumplen 17 años que vivo en España.

María ya ha había atravesado una situación difícil: hace quince años tuvo que cerrar la tienda de juguetes que regentaba en la ciudad condal, se separó de su pareja y se quedó sola a cargo de sus dos hijas, con deudas. No obstante, logró salir adelante: logró un nuevo empleo, conoció a su actual marido, incluso mejoró su situación laboral y económica… Hasta que de nuevo la vida la puso a prueba.

¿Qué se te pasó por la cabeza cuando te diagnosticaron cáncer de mama?

Cuando descubrí que tenía un bulto en mi pecho, jamás hubiera pensado que era un tumor maligno. Estaba embarazada y mi cabeza estaba en el bebé. Pero cuando el médico me dio los resultados y pasó a explicarme cómo serían los próximos meses, sentí que se me venía el mundo abajo. No lo podía creer: la palabra «quimioterapia» me resultaba atemorizante y extraña. Ese tratamiento era para la gente enferma y yo no estaba enferma. No lo acepté bien.

Tras el notición, llegaron la negación y pensar que no necesita nada de lo que los médicos me decían.

Poco a poco, con el apoyo de mi familia y el de los médicos, fui dándome cuenta de que no me quedaba más remedio que aceptar que tenía cáncer y que el tratamiento era lo mejor.

María Labaronnie¿Qué significó para ti el apoyo del equipo médico?

El equipo médico fue un gran apoyo para mí. La forma en que se comunicaban conmigo ha sido siempre de una excelente calidad humana.

Oncólogos, patólogos, ginecólogos, el médico de fecundación asistida, enfermeros y enfermeras… Absolutamente todos han sido un gran sostén para mí y para mi familia.

¿Conocías algún caso de cáncer en tu entorno, antes de que te diagnosticaran el tuyo?

En mi familia no habido ningún caso de cáncer, ni tampoco de alguien cercano.

María asegura que “este paréntesis en mi vida, aunque no lo creyera en aquel momento, fue el que hizo que hoy mi vida sea todavía mejor que la que había dejado antes”. La experiencia la hizo tomar un nuevo rumbo. Ahora es una mujer comprometida con los casos de otras pacientes, a quienes brinda su ayuda desde el conocimiento de causa.

A partir de tu experiencia, creaste una página Web de pañuelos para pacientes de quimioterapia… Cuéntanos en qué consiste. ¿Qué te movió a hacerlo? 

Cuando comencé el tratamiento, sabía que se me caería el cabello y me acerqué a un centro de imagen oncológico. Me atendieron maravillosamente, pero encontré que las pelucas eran muy caras y al final, aunque el aspecto que en general brindaban era el de «aquí no pasa nada», me resultaba “falso”. Tenía la sensación de que ocultaba mi enfermedad. Aunque no me agradaba para nada exponerme al mundo en mi situación, encontraba más honesto llevar pañuelo y hacerle frente.

Pañuelo de María LabaronnieCreo que es muy personal llevar peluca o pañuelo. Cada persona afronta la situación como quiere y como puede, no sé si me explico… En mi caso, quise llevarlo de forma natural. Entonces, también encontré caros los pañuelos y decidí hacerlos con una amiga.

A medida que los iba haciendo, pensé que podía venderlos yo misma y, poco a poco, creé la Web con modelos y telas en colores que había utilizado para verme más alegre y natural.

Para mí los colores en la cabeza fueron muy importantes porque, a medida que la quimio avanzaba, mi cara perdía color. Al perder también las cejas y pestañas, tenía la sensación de que mi cara era una pared blanca. El color me dio luz y con un poco de maquillaje suave, sentía que estaba guapa.

¿Y funciona bien?

La Web funciona bien, pero lo que más me agrada es que llamen a mi teléfono y me pregunten por la tienda. Les digo «no hay, pero si quieres puedo ir a tu casa, te enseño cómo ponerte tus propios pañuelos y probamos los míos también»  Hacemos un mini taller de pañuelos y hablamos sobre su tratamiento, les informo de las actividades de las asociaciones de las que soy voluntaria (soporte psicológico, pilates, maquillaje y pelucas gratis del banco de pelucas de PICAM).

InflowerHáblanos de tu voluntariado

Mi voluntariado fijo es en PICAM, un banco de pelucas. Son cinco casales que nos ceden espacio para proporcionar de forma gratuita las pelucas que recogemos de los distintos hospitales, donde las mujeres que ya han terminado el tratamiento las dejan para donación. Me encanta acercarme a todas las mujeres y aprendo muchísimo, algunas de ellas pasan por situaciones muy difíciles, por eso la asociación ahora nos da soporte psicológico para nosotras.

 

Respecto a la mejor forma de combatir el cáncer, sea cual sea la forma que adopte, María tiene claro  que la clave radica en la investigación, un pilar que en VEC promovemos desde nuestra creación.

Según tu opinión, ¿cuál es el papel de la investigación en la lucha contra el cáncer?

La investigación es la base de la curación. Sin investigación no hay avance y hoy por hoy con los recortes, poco se puede hacer. Dependemos de las aportaciones que la gente haga, de la importancia que el gobierno de turno le de a estos temas.

Al preguntarle a un oncólogo de mi hospital sobre cómo había influido la crisis, me contestó que tenían que hacer mucho y un gran esfuerzo para dar ciertas quimio, aquellas que no son frecuentes y muy caras.

María Labaronnie¿Qué piensas de la actividad de la Fundación Vencer el Cáncer?

La Fundación Vencer el Cáncer hace una excelente tarea al promover e invertir en la investigación y tal como dicen: con 1 euro al mes durante un año por cada español, se crearía una fortuna en investigación. Necesitamos que más gente sea consciente sobre la investigación y apoye vuestra causa, porque vuestra causa es la causa de todos. Si hoy hay mayor supervivencia ante un cáncer, es gracias a la investigación.

¿Qué le dirías a quiénes padecen cáncer? ¿Y al resto de la población?

Qué le diría a alguien que padece cáncer….. Muchas cosas, pero principalmente que tenga paciencia, que crea en los médicos y en el grupo sanitario. Que se apoye en sus familiares y amigos. Que busque en las pequeñas cosas que nos brinda la vida para ser felices, dar una sonrisa cada mañana a la vida. Y para el resto de consejos, no hay nadie mejor que el médico que toque.

Después de haber pasado un cáncer, no puedo mirar hacia otro lado cuando se habla de promover y ayudar a las entidades y personas que sostienen las campañas contra el cáncer. Porque gracias a eso hoy, yo y miles de personas estamos vivos.

COMPARTIR ESTA NOTICIA

Facebooktwitterlinkedinmail
Publicado en Noticias VEC, TuEventoVEC y etiquetado , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *